Costa Rica – La Suiza de Centroamérica. I Parte

May 26, 2021 | ¡He Dicho!

Costa Rica: ¡pura naturaleza!

Marco & Sanjia Straumann l streule1@gmail.com

Alrededor de 900 especies de aves, felinos, plantas exóticas y verdes montañas donde pastan felices vacas. Costa Rica tiene mucho que ofrecer y la diversidad ecológica es única: el cinco por ciento de la biodiversidad mundial se encuentra en el país, que limita con Panamá en el sur y Nicaragua en el norte. Las selvas tropicales y las cordilleras volcánicas se alternan con las sabanas secas subtropicales y los manglares. Si por la mañana se hace una excursión por los bosques nublados de las frescas tierras altas, se puede pasar la tarde en playas de ensueño con monos, iguanas y perezosos. Además, hay 27 parques nacionales y otras reservas biológicas repartidas por todo el país. La conservación de la naturaleza es una preocupación del Estado. Más de la mitad del país está arbolado, y una cuarta parte de la tierra está protegida.

Al mismo tiempo, los «ticos», como se llaman a sí mismos los costarricenses, viven en condiciones que muchos otros centroamericanos sólo pueden soñar. Tratamiento médico gratuito, un buen sistema escolar, elecciones democráticas.

Estas características geográficas y políticas son las razones por las que a Costa Rica se le llama la Suiza de Centroamérica (además de los volcanes y el mar 😉 ).

Costa Rica ocupaba un lugar destacado en nuestra lista poco antes de regresar de Croacia. Las razones eran sencillas: era uno de los únicos países en los que se podía entrar sin cuarentena ni prueba PCR y además era justo la temporada alta, así que seguro que hacía buen tiempo y calor (y eso en el invierno europeo 😉 ).

Cuando aterrizamos en Costa Rica el 2 de enero, pasamos los primeros días en la capital, San José. Habíamos alquilado un coche para los 3 meses. Desgraciadamente, no pudimos disponer del coche deseado durante todo el tiempo, así que tuvimos que pasar las dos primeras semanas con un «coche de repuesto». Esta fue entonces también la razón por la que viajamos primero a la derecha de la costa del Caribe. El lado caribeño es el menos atractivo del país. Tiene muchos menos lugares interesantes que el lado del Pacífico. Así que pensamos, vamos a utilizar las 2 semanas para «marcar» este lado antes de tener que volver a San José para cambiar el coche de todos modos.

1 – Selva tropical de Tirimbina

La primera parada fue la Reserva de Vida Silvestre de Tirimbina. Cruzando el puente colgante más largo de Costa Rica (262 metros), nos adentramos en la selva tropical de 850 hectáreas, donde tuvimos nuestro primer contacto con la biodiversidad. Las iguanas dormían en los árboles, los monos saltaban de un lado a otro y oímos el piar de innumerables pájaros. También vimos tucanes, uno de los animales más populares de Costa Rica junto con los perezosos. El segundo día de nuestra estancia reservamos una excursión nocturna para ver todos los animales que son nocturnos. La primera emoción se produjo a los pocos minutos. Nos situamos en el puente colgante, el guía apuntó con su linterna a los árboles y nos explicó algo. Cuando nos dimos la vuelta para seguir caminando, 2 mapaches se pararon frente a nosotros en el puente 😍 Desafortunadamente, los animales eran tímidos y fuimos demasiado lentos para tomar una foto. Un poco más tarde, vimos la hormiga tropical gigante (también llamada hormiga de 24 horas). Es una de las especies de hormigas más grandes del mundo y sólo vive en Sudamérica y Centroamérica. Tiene un tamaño de entre 2 y 3 cm y su picadura se considera extremadamente dolorosa, con una duración de hasta 24 horas (¡de ahí su nombre!). Por suerte nunca nos picaron 🙄 Luego vimos un insecto fantasma (nombre gracioso 😄). ¡Estos animales tienen características increíblemente emocionantes! He aquí un pequeño extracto:

1. ¡puede regenerar sus propios miembros! Si un animal ataca su pata, puede simplemente dejar que la pata se caiga por una articulación débil. Más tarde vuelve a crecer.
2. Pueden reproducirse sin machos.
3. puede hacerse el muerto bajo un comportamiento especial y un pájaro o un ratón no puede encontrar el insecto inmóvil en el suelo.

Casi al final de nuestro recorrido, nos saludó una de las serpientes más venenosas del mundo. Estaba en medio del camino y por eso el guía tuvo que decidir que ya no era posible continuar aquí. El riesgo de ser mordido era demasiado grande, especialmente porque se había vuelto contra nosotros. Dijo que, en caso de picadura, tendríamos un máximo de 3 horas para encontrar un hospital….

Es increíble la variedad de especies que pudimos ver en pocos días.

 

Sobre los escritores: Somos Sanja y Marco, una pareja suiza que dejó su cómoda vida y su hogar en julio de 2019 para seguir nuestros sueños y viajar por el mundo. Pueden seguirlos en IG haciendo click aquí
Compartir