El novillo está triste

Ene 8, 2021 | La Columna de la Tía

Rogelio Benavides/ editor/ benapresa@hotmail.com 

Cumpleañeros 

Saludo a Yannory Sibaja, de Telenoticias, quien cumple años este viernes 8 de enero; le tengo un gran aprecio y mucho cariño desde que la conocí hace varios años trabajando en el periódico La Nación. Felicidades. También felicito a la modelo internacional, radicada en México, Jennifer Barrantes, con motivo de la celebración de su natalicio este 9 de enero. Otros cumpleañeros de la semana son la cantante y modelo Betzy Montero (cumple el 11 de enero), la modelo Karla Chaves (12), el periodista y productor audiovisual José Eloy Vargas León (13), la vestuarista Sandra Carvajal (13), el modelo Kenny Jiménez (14), la modelo Carolina Fernández (14), la presentadora Shirley Álvarez (14) y el fotógrafo Julio Durán.

El novillo está triste 

Víctima del coronavirus falleció el pasado 3 de enero el empresario gastronómico argentino Martín Aldaburu, quien se hizo muy popular tras su participación como jurado en “Bailando por un sueño”, que Canal 7 transmitió a partir del 2007.

Su intervención en aquel programa le sumó cariño de muchos, se convirtió en el juez bueno porque nunca ponía menos de un 9 como calificación a los concursantes.

De 73 años de edad (1947-2021), Martín se estableció en el país en 1998 y, con mucho esfuerzo y constante trabajo fundó la cadena de restaurantes El Novillo Alegre.

Sus hijos María Laura y Leandro Aldaburu confirmaron que Martín estuvo internado 10 días en la unidad de cuidados intensivos del hospital doctor Rafael Ángel Calderón Guardia, pero no logró salir adelante.

Aldaburu nació en España, pero fue llevado a la Argentina cuando apenas tenía cuatro años. Calificado por sus hijos como un “aristócrata de la amistad”, Martín era muy conocido en el ambiente empresarial y también en el golf, deporte que fue su gran pasión. Era terco y cascarrabias, pero un gran ser humano; siempre ayudaba a sus empleados y a todo el que podía; era un hombre trabajador y justo.

Era un relacionista público natural, le encantaba cosechar amistades; era divertido y ocurrente y siempre salía con una frase que él mismo celebraba con una carcajada. “Era un tipo que ayudó a mucha gente. Uno de sus colaboradores tiene una hija con capacidades especiales y mi papá se hacía cargo de todos sus gastos. Ante esta situación de pandemia se endeudó. No sacó a nadie de los restaurantes. Dijo que Costa Rica le dio una oportunidad y él quería sostener todos los Novillos. Puso de aval sus propiedades”, comentaron sus hijos al periódico La Nación.

Llevan razón sus hijos; este roble nos enseñó que solo trabajando y trabajando se puede salir adelante, por eso, aún quedaba en nuestro corazón la esperanza de que le ganaría la lucha a la muerte. Vino a Costa Rica a labrarse un mejor futuro y lo logró. Trabajó duro, toda la vida, siempre duro. Creó riqueza y le permitió trabajar a muchos, que reconocían en él a un patrón bueno. Su muerte fue muy comentada en los medios y en las redes sociales y todos coincidieron en que fue una persona muy trabajadora y muy querida que se dio a querer en esta su patria adoptiva. Descansa en paz don Martín, gracias por haber traído tanta felicidad a este mundo.

Martín Aldaburu tenía 73 años de edad. Foto tomada por Rogelio Benavides en el 2008.

Granizado sin leche para Maribel 

El pasado martes 5 de enero, en horas de la madrugada, llegó al país Maribel Guardia, para pasar cinco días con su querida Mima, a quien cuida con esmero mientras llega la vacuna del COVID-19, según dijo. Siempre viene en diciembre, pero esta vez, no se pudo, pero tampoco dejó pasar la oportunidad de hacerlo, tras haber padecido de COVID-19, experiencia que compartió en sus redes y de lo que informaron ampliamente los medios.

El martes, ya acomodada en su casa de Los Arcos, se fue a la tradicional soda Tapia por un granizado con leche condensada, leche en polvo, pero, adivinen, no había leche condensada, se la quedaron debiendo y aunque Maribel lo disfrutó, de seguro no le supo igual. Más suerte para la próxima y más cuidado a los de la Tapia.

Cada vez que viene, Maribel va por un granizado a la soda Tapia.

Dos Mil Vete… 

Felizmente terminó el Dos mil vete… vete, pero bien lejos. No quiero saber nada más. En estos casos es mejor olvidar y cantar: yo si olvido al año viejo porque no me dejó cosas buenas.  Ya estamos caminando por 2021, año del buey o búfalo de metal —no dice si es plata o lata— en el calendario chino; este año chino —que termina el próximo 11 de febrero— es el de la rata… rata de dos patas, animal rastrero, escoria de la vida, adefesio mal hecho. El buey o búfalo representa la prosperidad obtenida a través del esfuerzo, el trabajo y la tenacidad. También se relaciona con la tranquilidad y la nobleza. Los bueyes tienen buena salud, tienden a mantenerse en forma y enfermarse poco. Hoy estamos tratando de olvidar el año viejo, por ahora lo importante es que tenemos salud, amor y comida. Ya vendrán tiempos mejores. Por ahora, adiós dos mil vete…. Para siempre, hagamos como que no existió. No lo sumemos ni lo restemos.

Franck Salas tamarindeando 

El periodista y presentador Franck Salas es un hombre que trabaja mucho y cuando puede, se va a descansar de la mejor manera posible. Esta semana lo sorprendimos en Tamarindo, Guanacaste, en un sitio que se caracteriza por su privacidad, áreas verdes, aire puro y buena atención: Les Voiles Blanches.  “Dejar un año difícil nos hace reflexionar sobre cómo debemos caminar por los nuevos senderos del 2021. ¿Para dónde vamos y qué aprendimos? En Tamarindo encontré un lugar mágico para recargar baterías y renovar las fuerzas para enfrentar el reto del año nuevo”, dijo Franck. El teléfono del hotel es el 6145-8273.

Franck Salas recomendó visitar Les Voiles Blanches.

 

 

Compartir