El Topo fue enterrado en silencio

Jun 7, 2021 | La Columna de la Tía

Cumpleañeros 

Un saludo afectuoso para mi buen amigo Marvin Córdoba Ramírez quien cumple años este 6 de junio. También cumplen años esta semana María González Roesch (cumple el 6 de junio), Esteban Mora (7), Carlos Briceño Obando (7), Alex Navarro (8), Daniel Vindas (9), Johnny Castro (9), Marianela Valverde (10) y Luis Amón Castro (10). ¡Felicidades!

El Topo fue enterrado en silencio 

El pasado domingo 23 de mayo del 2021, tras 18 años de existencia, fue enterrado en sus propias galerías subterráneas El Topo, víctima de la indiferencia de algunos y el embate provocado por las malas prácticas de las redes sociales, sitios plagados de perfiles e identidades falsas, donde cualquiera injuria, difama y calumnia impunemente.

El pequeño animal partió en silencio, sin bombos ni platillos y menos con algún pleito pendiente. Durante su existencia se caracterizó por decir la verdad y comprobar todo cuanto publicó: la seriedad y el profesionalismo fueron la constante de esa columna. Sus dolientes de la revista Viva, de La Nación, no anunciaron que estuviera grave o que enfrentara algún problema; sencillamente el pasado domingo 30, este bicho medio ciego y sin orejas, no vio más la luz. ¡Se apagó!

El Topo nació en el año 2003 en la revista Teleguía, pero luego pasó a formar parte del menú dominguero de Viva; surgió en el 2003 cuando la dirección del periódico no renovó más el contrato precisamente a esta columna de Tía Zelmira.

Había que buscar quien asumiera la crítica de temas relacionados con la televisión y con todo lo vinculado con la salsilla farandulera, para seguir con el trabajo iniciado por Tía Zelmira, en 1995. Los editores consideraron que la candidata idónea era Yuri Lorena Jiménez Gómez, quien regularmente colaboraba —silenciosamente— con la Tía.

Gabriela Alfaro, Yuri Jiménez y Rogelio Benavides.

Desde entonces, todos los domingos, durante 18 años, la periodista asumió la redacción y coordinación de El Topo; nunca se separó de aquella responsabilidad, incluso tuvo que jugársela para escribir —con las limitaciones propias— cuando fue a los mundiales de Alemania en el 2006 o en Brasil 2014; incluso cuando se fue de Crucero por el Caribe durante 10 días en el 2017, ni qué decir de su luna de miel, en el 2009 –con divorcio en santa paz tres años después— y bueno: literalmente estando en la China y en la conchinchina, pues durante una pasantía de un mes, en noviembre del 2019, la también bartender, secretaria, ejecutora de stand up comedy, bautizada por varios de sus amigotes como “la guerrillera del sexo”, se la jugó para redactar y vigilar la columna desde aquellas lejanías donde ni siquiera existe el Internet como lo conocemos.

Si bien es cierto desde que empezó la crisis de los medios impresos, muchas publicaciones se han visto obligadas a desaparecer, en el caso que nos ocupa, su cierre es doblemente lamentable.

En El Topo había espacio para la crítica, el chisme blando y también para destacar los valores de nuestra sociedad y subrayar el buen trabajo de algunas figuras del medio. Nunca publicaron alguna falsedad o se vieron involucrados en demandas.

Lamentablemente, algunos se han empezado a fijar más en las redes antisociales, donde pululan falsedades, intrigas y demás bajezas. Desgraciadamente esas prácticas, que buscan incentivar el morbo o manchar honestidades, es validada por aquellos que se deleitan con el odio y la mentira. Entonces los autores de esos perfiles, empiezan a ganar seguidores —muchos de dudosa procedencia— y una vez respaldados con aquel potencial, se sienten intocables.

Ahora, frente al cadáver todavía fresco de El Topo, lamento su desaparición. Los autores y los responsables de esta columna, cargada siempre de profesionalismo, pueden estar tranquilos; hicieron siempre su trabajo de la mejor manera posible, por respeto a sus lectores, como debe ser. Fueron nobles sucesores del trabajo que inicié en su momento como Tía Zelmira, la que todo lo mira.

Gabriela Alfaro, Yuri Jiménez y Rogelio Benavides.

Ocho son suficientes 

Ocho platillos fueron suficientes para que ocho amigos hiciéramos un recorrido por la cocina japonesa, elaborada con productos de esta tierra del bosque tropical húmedo.

El hotel Punta Islita, ubicado en Nandayure, Guanacaste, fue el lugar donde arrancó esta ruta gastronómica, dirigida por el experimentado chef Randy Siles, diseñador este viaje que luego tendrá estaciones como París y otras ciudades de reconocida tradición culinaria.

El sábado 29 de mayo del 2021, el amplio y ventilado salón comedor del hotel Punta Islita fue el punto de salida para este viaje por Japón, de la mano del conocidísimo y laureado chef Kawata Mitsutaka, invitado por Siles para alternar la elaboración y presentación de un festín realmente extraordinario.

Ostras de la Isla de Chira con espuma de agua de mar, capuchino de soya y maracuyá y mayonesa wasabi.

El menú incluyó ostras de semilla japonesa sembradas en la Isla de Chira; tartar de atún aleta amarilla, traído de Malpaís; cerdo empanado sobre piña asada e impregnada con sake y salsa tonkatsu; gambas de la Isla de Chira en tempura; congrio con wagyu; corvina reina —también chireña—, con crema de aguacate y salsa teriyaki. Para el postre, dos pecados veniales: Mil Hojas de Té Verde y Fuji formado por un volcán de té verde, con helado de coco y teja crocante.

Cada plato llegó acompañado por un buen español; los blancos invitados al maridaje fueron los verdejos Cuatro Rayas y Cuarenta Vendimias y los tintos, tempranillo, todos con Denominación Origen de Rueda. Buena elección, excelente combinación. Al final nos sorprendieron y maravillaron con un delicioso y necesario ron Centenario 20 años, un lujo para el paladar, un broche de plata para una noche de oro y una cena espectacular, en buena compañía de un grupo de amigos.

Randy Siles es un chef de reconocida trayectoria y dueño de una carrera laureada.

Esta ruta gastronómica Punta Islita tiene como objetivo fusionar nuevas culturas con la gastronomía de Costa Rica. De esa manera se quieren lograr un intercambio auténtico con personalidades de renombre.

Para participar en la actividad el hotel está ofreciendo una tarifa especial para dos personas con hospedaje. La tarifa es de $289, que incluye desayuno, meet and greet, coctel y la cena. Quienes quieran solo disfrutar de la cena el costo es de $99.

Kawata Mitsutaka tiene una amplia trayectoria, destacando en restaurantes de España, así como de Japón. En cuanto a Siles, fue seleccionado en 2019 por segundo año consecutivo entre los cinco personajes más creativos de Centroamérica y el Caribe, por la revista Forbes. Además, desde 2015 es chef embajador de Costa Rica, promoviendo la gastronomía nacional en diversos países. Siles promueve su filosofía de “Cocina Kilómetro 0”, comida sostenible y saludable, donde cada plato está enfocado en las raíces de la tradición utilizando ingredientes autóctonos y de temporada.

Rosanita Castro, Camila Trejos, Felipe Picado, Kawata Mitsutaka, René Picado Cozza, Randy Siles, Carolina Rodríguez, Cindy Esquivel, Gabriela Alfaro y Rogelio Benavides.

La verdad es que aquella noche en el hotel Punta Islita disfrutamos de buena cocina, comedida bebida y agradable compañía. Como dije, ocho platos fueron suficientes para que ocho gatos degustáramos buenos platos y pasáramos un buen rato. ¡Volveremos!

Gabriela Alfaro, Rosanita Castro, Carolina Rodríguez y Cindy Esquivel.

¡Hello! Maureen Salguero perfila su abdomen 

Una cámara indiscreta, pero muy bien ubicada, captó a La Diva Maureen Salguero, cuando se disponía a ingresar en la Clínica Hello (Humanized Center), ubicada sobre la carretera a Pavas, frente a Cemaco, para que le hicieran un procedimiento estético conocido como “definición de curvas”. A Maureen, quien es muy familiar gracias a su acertada y destacada participación en Divas de Multimedios, le sugirieron estilizar su figura, sacar un poco de grasa y marcar su abdomen, especialmente ahora que aparece en la pantalla chica donde todos se ven más grandes. Es muy probable que, tras el procedimiento quirúrgico estético, Maureen quede más estilizada y con unos cuantos kilos menos, porque belleza y simpatía le sobran. Si a lo anterior le sumamos la reciente incorporación al elenco de Verónica González, el asunto va por buen camino. Esperemos a ver los resultados que obtiene La Diva en Hello, porque ya otras famosas han pasado por esas cuchillas y cánulas. La conocida cantante Elena Umaña también acudió hace unos meses a Hello para que le aplicaran la “definición de curvas” y quedó guapísima.

Maureen Salguero cuando iba para la clínica de estética Hello.

Eso es todo, los quiere Tía Zelmira, la que todo lo mira

 

 

Compartir